jueves, 17 de junio de 2010

El anuncio Estrella Damm 2010

¿Y quién decía que en España no se hacen buenos cortos de ciencia ficción?
Eso es lo que es ese anuncio de cerveza de estilo "naif" y pastelero de Estrella Damm. El del año pasado sorprendió, por su graciosa historieta pero sobre todo por su música. La multinacional cervecera ha debido de hacer multitud de encuestas desde su departamento interno de marketing que les debió dar como resultado que la gente lo que quería es una historia de ciencia ficción con música romántica de fondo.
Metamos el anuncio en la sala de disecciones:
1. Las edades.
Los protagonistas son guapos y las edades de ellos están alrededor de los 35 años. Nos intentan convencer de que a esa edad esos planes son de lo más normal. Cuando puedes hacerlo eres joven y no tienes dinero y cuando puedes hacerlo, es decir, cuando tienes dinero, tu pandilla no se caracteriza por ser un grupo de chicas super guapas, todas ellas sin novio, animosas por pasar en un barco unas vacaciones paradisiacas en compañía de dos tíos que sólo piensan en como "tirárselas".
Las cuchipandas a esas edades se nutren de personajes bastante deprimentes, tanto femeninos como masculinos. Ellos, barrigones, engreídos y chulitos, y ellas, arrugada expresión de lo que quisieron ser algún día.
Así que no nos tomen el pelo estos cerveceros.
2. Los papeles.
La primera escena del anuncio no tiene deperdicio. El nuevo ligue llevando las cervezas, y la cara de él, de chulito que sabe que va a triunfar esa noche: "Si es capaz de traer las cervezas es que quiere tema".
3. El plan: Amigo guapo conoce chica guapa, que a su vez tiene amiga más guapa aún y necesita un sujetavelas.
¿Alguien ha hecho alguna vez de sujetavelas? Cuando éramos jovenes seguro que sí, pues la edad nos ha permitido aprender de los errores. ¿Alguna vez eran guapas? Y cuando lo eran te ponías tan tontorrón que no volvía a hablar contigo en la vida. Pues sí señores, ser sujetavelas es un marrón, no una bendición, suele ser una plan desesperado de una amigo tuyo que quiere ligar con alguna chica y que por supuesto tiene una amiga fea, antipática y creída de la que le tienes que defender.
Que no nos vuelvan a tomar el pelo estos cerveceros.
4. La estrategia para ligar.
El prota usa la de la famosa "indiferencia". Muy útil dicen los expertos, aunque la mayoría de las veces sólo consigue que la chica acabe con otro.
Cuando te haces algo mayor, y sigues a dos velas, o eres gay o usas la del acoso y derribo.
¿Dejas de ponerle cremita a ese bombón porque un cachas que llega en una Zodiac te dice que juegues a las palas? A lo mejor era gay y descubre al final de las vacaciones su bisexualidad (muy de moda por cierto).
El cachas seguro que era el mismo que le da de comer la tostadita en el barco, y que tenía como objetivo que el "indiferente" siguiera haciendo el subnormal.
¿Carreritas por la playa y zambulliditas desde el barco?

5. Misterios: ¿Se enrollaría la amiga guapa con el ligón de la fiesta del barco?. ¿Nunca les propusieron despelotarse en cubierta? ¿Bajaron la escalerilla del barco antes de tirarse todos al agua? Ya sabemos que es la primera causa de muerte en España.

6. Lo que no nos cuentan. El intentó beneficiársela todo el viaje, a todas las horas y en todos los lugares, que para eso tiene 40 años y aprendió que las estrategias son para momentos de guerra.

PD: he dado pie a muchos análisis paralelos por parte de las personas que me critican y fans, y creo que tenemos también que resaltar que otra de las instantáneas que no tienen desperdicio es la imagen del chico guapo que se levanta tras la resaca y se encuentra a la chica guapa manejando el barco. Señores, que le quiten las manos del timón, por Dios, pero dónde se ha visto que un tío le deje manejar el barco a una chica!!!!! Si ni siquiera les dejamos el coche!!!!

1 comentario:

CCC dijo...

Sin duda, todo lo que nos cuentas sólo es posible analizarlo a través de un autodidacta aprendizaje con los años y a base de correr mundos... En cuanto a tu tono, siempre jocoso no te regalaremos el oido porque ya estás por las nubes con cierta frecuencia (doy buena fe, también de cómo puedes llegar a tomar tierra, jejeje)