viernes, 10 de junio de 2011

Se les ve el plumero

A los indignados, a los del movimiento 15-M, a los anti sistema, a como quiera que se autodenominen, a todos ellos se les ve el plumero.
Apoyándose en unas críticas a un sistema económico, democrático, cultural y ético, y que casi todo el mundo comparte, se han lanzado al salvajismo. Claro que su crítica es razonable, pero no podemos olvidar que mucha culpa de ello la tienen los políticos que gobiernan y los ciudadanos que los apoyan y sostienen. Y los indignados, teniendo razón en sus críticas, tienen su parte de responsabilidad, porque han dejado hacer a los suyos, y ahora intentan culpar de lo ocurrido a los que no piensan como ellos.
Se les ve el plumero, porque su programa para acabar con lo que critican es ridículo, tanto en lo ideológico como en lo formal. Porque es una programa más propio de repúblicas bananeras donde reina la más absoluta pobreza. Porque, para demostrar aún más si cabe su pobreza intelectual se han limitado a copiar las propuestas de IU. Y lo que han añadido, es decir, lo que es de cosecha propia, lo que nace de la inmundicia que inunda la Plaza del Sol, es ridículo, de risa, para partirse.
El movimiento nació con el fin de conseguir lo que los socialistas llaman "la movilización del voto progresista"en las elecciones municipales. Por eso la policía, que depende del Ministerio del Interior, y por tanto de Rubalcaba, no actuó. No les interesaba. Si no se conseguía dicho voto, por lo menos serviría como ensayo general y práctico de lo que se podrá hacer cuando ZP sea expulsado de la vida pública. Una pena que no podamos meterle en la carcel por su negligencia en la gestión del país. Y eso es lo que nos espera cuando cambie el gobierno de la nación, una continua y salvaje actuación de un corpúsculo minoritario de extremistas de izquierda contra todos los actos, decisiones y leyes del Partido Popular, sin importar si dichas decisiones son las que necesita este país para salir de la ruina a la que la izquierda sectaria nos ha llevado; no sólo ruina económica sino también ruina moral.
El "movimiento" nació antes de las elecciones y tenía la intención de irse a su casa el mismo día siguiente al día de los comicios. ¿Por qué no se fueron? Básicamente por las críticas que recibieron días antes en relación a la demostrada vinculación de los cabecillas con el partido comunista y el partido socialista. Tenían que disimular.
Disimularon unas semanas, y con excusas de lo más variado, como la de que sufrían agresiones sexuales, han abandonado la plaza.
Pero no se han ido a casa, muy a nuestro pesar, sino que a modo de ensayo, de nuevo dirigen actos violentos no contra los que gobiernan, no contra los que aprueban las leyes, es decir, no contra el partido socialista, no contra los sindicatos, sino todo lo contrario, contra el partido popular y los empresarios.
Se les ve el plumero, y esto no ha hecho más que empezar. Nos esperan meses desoladores, con un país sin gobierno, con un candidato socialista de mitin en mitin, con una economía en declive, con paro creciente, y con los salvajes del "movimiento" organizando saraos violentos contra el partido popular.
¿Para que le sirve el "movimiento" a Rubalcaba? Es el hueso lanzado al perro. Un hueso para los medios de comunicación. Un hueso que distrae a los ciudadanos de bien de lo fundamental, de que ha metido a Eta en las instituciones y de que ha enterrado la dignidad de las víctimas.
¿Y por qué está interesado en ETA? Porque piensa que si antes de 9 meses, anuncia su fin, su popularidad aumentará y podrá ganar unas elecciones. ¿No es ruin utilizar a las víctimas de ETA para ganar unas elecciones? Está claro que no, ¿no hizo lo mismo con las bombas de Atocha?

3 comentarios:

Alejandro dijo...

Tuco, a ti si que se te ve el plumero.

C. CUETO dijo...

INDIGNADO DE TANTO INDIGNADO: Acólitos del 15M me increparon como «corrupto» al entrar y salir del Pleno de la ciudad en la que vivo, trabajo... Además sin ningún fundamento. El ruido de sus cacerolas no los legitima y menos aun gritar consignas a diestro y siniestro a todo hijo de vecino; sin discriminar, me discriminan y por eso no me gustan. Afortunadamente la mayoría de ciudadanos no somos como ellos.
Lo peor es que han jugado con la buena fe y hasta un punto de ingenuidad de muchos que de verdad les gustaría hacer que nuestra democracia saliese fortalecida de esta crisis. Indudablemente, cambiar las cosas al lado de anti-sistema es lo que tiene, que al final te puede dejar fuera de juego hasta contigo mismo... Por cierto en San Sebastían parece que ni se las ha visto: La fuerza democratica no es tocar cazuelas, sino impedir a terroristas que sigan llenando nuestros pais de mas corruptelas y esquelas...

Tuco dijo...

Yo nunca he presumido de neutral, mis plumas son grandes, y con mucho color....azul.